La Sentencia del Supremo de 23 de Diciembre de 2015 declara como abusiva, y por tanto nula, la cláusula en la que una entidad impone al prestatario el pago de los gastos relativos a la constitución del préstamo o hipoteca. En consecuencia, ya podemos reclamarle al banco la devolución de los importes asociados a los siguientes conceptos:

— Gastos de Notario.

— Los gastos del Registro de la Propiedad.

— EI Impuesto Sobre Actos Jurídicos Documentados.

— Los gastos de Gestoría (siempre que hayan sido impuestos unilateralmente por el banco).

Este tipo de cláusulas existen prácticamente en la totalidad de las operaciones bancarias que se realizan en nuestro país, a pesar de ser consideradas como abusivas por los Tribunales.

Sugerimos que inicie la reclamación cuanto antes. El plazo podría prescribir en 2019.

Consúltenos su caso.