Si adquirió Participaciones Preferentes u Obligaciones Subordinadas, aún puede estar a tiempo de recuperar su inversión.

Estos productos catalogados como complejos fueron comercializados por la Banca española a clientes no aptos para tales productos, teniendo en cuenta su formación financiera y perfil inversor.

Son numerosas las sentencias en toda España que han dado la razón a clientes que suscribieron participaciones preferentes y deuda subordinada sin saber realmente cómo funcionaban estos instrumentos, sin capacidad para comprenderlos y siendo totalmente inadecuados para su perfil de riesgo y conocimientos financieros.

Si Vd. cumple con estos requisitos, puede ser Vd. un afectado por estos productos híbridos y tiene una alta probabilidad de éxito para la recuperación, vía judicial, de su inversión.

Por contra, otro buen número de inversiones de preferentes y deuda subordinada, salvo contadas excepciones, tienen más dificultades para llevar a buen término sus reclamaciones. Son, por ejemplo, los inversores de banca privada y, en general, todos aquellos inversores que tuvieran cumplimentado el denominada test de idoneidad (MiFID) con un resultado en el que se les retrate como inversores de riesgo.

Las acción que se ejercita, con más frecuencia, y sin perjuicio de otras, para la recuperación de la inversión en estos productos, es la de nulidad por error en el consentimiento, cuyo efecto es el de recuperar la inversión con sus intereses (interés legal del dinero) y devolución de los "cupones" que el cliente haya cobrado, también con sus intereses. El plazo para presentar demanda es de 4 años desde el momento en el que el cliente tuvo cabal conocimiento de la causa del error. Por esa razón, el plazo puede estar cercano a finalizar. No deje de informarse. 

Consúltenos su caso.